Posteado por: angeleshermosillo | 3 agosto 2009

Marcha de Las Flores D.F.

Imagen 6

Anuncios

Responses

  1. Violeta.

    Con este mail pretendo que muchos conozcan la historia de los 49 personitas (cifra aparente) que han fallecido
    y 15 pequeños que luchan por seguir viviendo a causa de aquel evitable pero tragico incendio de la Guarderia ABC,

    les envio el enlace a algunas paginas del movimiento para encontrar justicia a este hecho, y evitar q quede impune como muchos otros en México, son paginas informativas por ej. angelesenespera.org es un pagina donde los 49 pequeños tienen rostro, tienen nombre.

    Posiblemente tu que estas leyendo esto tengas a tu hijo en la guarderia, o posiblemete tu hermana, tu prima, tu vecina, una conocida etc etc, lo tenga.

    Y debes saber que fue muy tragico, todavia es muy tragico, eran bebés de 45 dias de nacido hasta 4 años. El IMSS tiene muchas guarderias subrogadas la mayoria de los dueños son burocratas, y es una forma de repartir el dinero de la nacion (nuestro dinero) entre sus familiares y amigos, porque por cada bebé que cuidan les dan desde $2,000 hasta $6,000 pesos al mes. Los dueños con tal de embolsarse al menos el 80% de este dinero que les da el IMSS, ni siquiera cubren las medidas de seguridad, tampoco cuidan su alimentacion ni bienestar básico, literamente los embodegan y cobran 😦 es un abuso completo tambien pq a las asistentes educativas las explotan por unos miserables suelditos y sin ningun tipo de garantia.

    Crees que es justo que el IMSS regale estas sumas de dinero?? cuando por otro lado nos dicen q no hay dinero para muchas otras cosas importantes o minimo básicas para la Seguridad Social de los mexicanos, ademas el IMSS ha permitido que en estas guarderias dia con dia les disminuyan la calidad del servicio y garantias a los niños y a los trabajadores??

    Posiblemente no te interesa o te resulte indiferente el caso. Te pido por favor que me ayudes a que este mail circule
    que llegue a muche gente, que todo México y el Mundo conozca a estos 49 angelitos que fisicamente ya no estan entre nosotros que ayuden para apoyar a los niños que sobrevivieron al incendio por que estan sufriendo mucho y quedaran con secuelas el resto de su vida. Ademas de apoyar juridicamente en el proceso legal.

    Y sí se te hace raro por que sólo son 49 angelitos entre 2 y 4 años, sí el incendio comenzó en los cuneros con bebés de menos de 2 añitos es por que como siempre no es la cifra real solo es la maquillada.

    hasta cuando seguiremos siendo complices??? por quedarnos callados
    todos seremos culpables sino exijimos que se procure justicia y sí seguimos permitiendo que la peor clase de mexicanos siga en el gobierno saqueando nuestros recursos.
    Busquemos el bienestar comun y realmente cuidemos de nosotros.
    Involucrate, responsabilizate… sí ahora no te toco a ti no te excluye que en algun momento te llegue una tragedia evitable y lo vivas en carne propia.

    A 2 meses de la tragedia Acompañemos a los padres este miércoles 5 de agosto en el Angel de la Independecia (desde las 5pm) y demostremos que tenemos memoria y exijamos justicia.
    (Marcha simultánea en Hermosillo y otras ciudades)
    Marcharemos del Ángel de la Independencia a la sede del IMSS
    Lleva flores, cirios y veladoras
    ¡Participa creativamente!
    Convocamos: Jesusa Rodriguez, Clara Ferri, Mujeres sin Miedo: Ofelia Medina, Begoña Lecumberri, Carmen Huete, Francesca Guillén, Claudia Santiago, Giovanna Cavasola, Andrea Medina, Humberto Robles y much@s más.
    http://mujeressinmiedo.blogspot.com/
    http://www.angelesenespera.org/
    http://quevivalainfancia.blogspot.com/

    http://movimientocincodejunio.org

    SE CUMPLEN DOS MESES DEL FUNESTO INCENDIO EN LA GUARDERÍA ABC DE HERMOSILLO, QUE HA OCASIONADO HASTA HOY LA MUERTE DE 49 ANGELITOS Y LESIONES A OTROS 43 NIÑOS CONVALESCIENTES.

    EN SU PRIMER INFORME SOBRE LA GUARDERÍA, LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, COMPRUEBA OMISIONES Y NEGLIGENCIAS CRIMINALES.

    A LOS CIUDADANOS NOS INDIGNA LA INDIFERENCIA DE LAS AUTORIDADES DE TODOS LOS NIVELES PARA ESTABLECER MEDIDAS DE JUSTICIA QUE ALCANCEN A LOS RESPONSABLES Y CULPABLES DE ESTE TERRIBLE SUCESO. CONTINUAMOS ESPERANDO ATENCIÓN A LAS DEMANDAS SEÑALADAS POR EL MOVIMIENTO CIUDADANO 5 DE JUNIO:

    -JUSTICIA EJEMPLAR, COMPLETA E IMPARCIAL A TRAVÉS DE PROCESOS TRANSPARENTES A TODOS LOS CULPABLES Y RESPONSABLES DEL ASESINATO Y DE LAS LESIONES A NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS.
    -REPARACIÓN DEL DAÑO MORAL A TRAVÉS DEL PAGO DE INDEMNIZACIONES, ACORDES A LA MAGNITUD DE LA PÉRDIDA, SIN CONDICIONAMIENTOS.
    -ATENCIÓN MÉDICA ESPECIALIZADA DE EXCELENCIA Y DE POR VIDA A LOS NIÑOS Y NIÑAS CONVALECIENTES Y FAMILIARES, CON CARGO A LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO MEXICANO.
    -CANCELACIÓN INMEDIATA DE LOS CONTRATOS DE SUBROGACIÓN DE TODAS LAS GUARDERÍAS DEL IMSS EN MANOS DE PARTICULARES (QUE EL IMSS LAS ADMINISTRE).
    -SUSTITUCIÓN TOTAL DEL MODELO NEOLIBERAL DE SALUD Y SEGURIDAD SOCIAL POR OTRO QUE PRIVILEGIE LAS NECESIDADES DEL PUEBLO.
    ¡TE ESPERAMOS MIÉRCOLES 05 DE AGOSTO 6:00 P.M. TEATRO DEL ITSON!

    Este es un apoyo para los padres de las victimas de la Guarderia ABC, “Estamos con ustedes”

  2. Graciias, por su A P O Y O…
    mi sobriina aun esta, y peliigra.

  3. es un buen mail para reenviarlo y tia duvy dios tenemos q confiar en dios y hacer todo lo humanamente posible pero ya vera q su sobrina estará bien …

  4. Ahí estaremos. Vamos DF a unirnos en esta lucha que no sólo es de Hermosillo es de todo México, son nuestros niños!!!!.

    Tía Duvy: Verá que todo saldrá bien con su nena preciosa.

  5. Hola, lo sucedido en Hermosillo fue una tragedia ante la cual no debemos permanecer indiferentes. Yo laboro para una revista que se edita quincenalmente aquí en Guaymas y en la portada de las últimos cuatro ediciones aparece un moño exigiendo justicia, así como también en la página de internet
    http://sinlimiteavante.blogspot.com
    y en cada número sacamos algo relacionado con la tragedia.
    Esa es la manera como estamos siendo solidarios con los padres que perdieron a sus hijos y con aquéllos que
    -gracias a Dios- aún siguen luchando por su vida.
    PD Claro que asistiremos a la marcha este miércoles 5 de agosto.
    Al gobierno sordo debemos gritarle sin que nos sintamos intimidados por éste. Si callamos, nuestros niños nos lo recprocharán.

    • Gracias por su apoyo.

      Si necesita algo de nuestra parte para mejorar cualqueir artculo, no deje de solicitarlo.

      Saludos

  6. en monterrey también apoyamos!!

  7. Cayeron al más hondo de los pozos
    MARCELA TURATI
    SACRAMENTO, Cal- Juan Carlos Rascón Holguín nunca más chocará la palma de su mano contra la de su papá, como lo hacían algunos días al despedirse antes de ser llevado a la guardería ABC. La última vez que lo intentó, en un cuarto de terapia intensiva del Hospital Shriners para niños quemados, Juan Carlos movió milimétricamente un músculo del brazo tratando de responder a la voz de papá que le decía “chócalas” con el fin de hacerlo reaccionar.
    Todo el tiempo que estuvo inconsciente, su mamá y su papá le cantaban, le repetían cuánto lo amaban, le hablaban de su hermanita.
    El pasado martes 28 no intentó más, con la ayuda del respirador, llenar sus pulmones congestionados de hollín. No se esforzó por jalar aire a través de la tráquea quemada. No pasará otra operación para estrenar una piel nueva que, quizás, otra vez rechazaría. Ni recibirá más fármacos contra el dolor del cuerpo quemado.
    Juan Carlos se convirtió en la más reciente víctima mortal del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, la número 49. Falleció a pesar de su empeño por vivir, que dejó admirados a quienes lo atendieron hasta el final.
    “El doctor nos dijo: ‘Haga de cuenta que (los niños quemados) cayeron en un pozo muy profundo, y el más hondo de todos: por cada dos pasos que dan para salir, resbala uno’. Ni un adulto lo hubiera aguantado, pero él va a salir”, dijo Rosa Elia, su mamá, dos días antes de la muerte de su hijo. Ella y su esposo Juan José habían mentalizado que su niño podría seguir, hasta fin de año, en terapia intensiva y pasar otro lapso en rehabilitación.
    Era sorprendente cómo el pequeño de tres años y siete meses había logrado escalar aquel “pozo profundo” en el que cayó junto con otros 75 compañeros sobrevivientes del incendio.
    En la recepción del hospital Shriners, antes de la muerte de Juan Carlos, sus padres contaron la historia de su pequeño que, pasadas las 2:30 de la tarde del 5 de junio, dormía una siesta en el salón C-1, pegado al almacén de papeles del gobierno de Sonora, donde empezó el fuego.
    A él lo rescataron de la peste tóxica por uno de los boquetes que los vecinos abrieron ante la falta de salidas de emergencia. Su mamá lo vio pasar disfrazado de hollín, en brazos de un policía que le dio respiración. Iba con los ojos abiertos. Se lo llevaron en una patrulla. Y su madre, en shock, no pudo decir que era su hijo.
    Siete horas tardó su vía dolorosa de hospital en hospital, buscándolo. A las 10 de la noche lo encontró. Era otro. La hinchazón por las quemaduras le había transformado los rasgos. Otras mamás aseguraban que Juan Carlos era su hijo, y Rosa Elia argumentaba que era el suyo porque “tenía los dedos chiquitos del pie dobladitos” y tres granitos en la panza que la noche anterior había untado de pomada.
    Desde el principio los médicos le dijeron que se convulsionaría por el tóxico acumulado y tanta quemadura. Pero él aguantó esa y más noches, y hasta un vuelo a Estados Unidos que los papás consiguieron después de armar un escándalo ante la prensa, porque los funcionarios del IMSS obstaculizaban su traslado.
    “Nos dijeron que lo iban a mandar a Guadalajara; pensamos que a un hospital especializado, pero cuando nos enteramos que era a una clínica del Seguro, dije: ¡claro que no, menos ahí!”, comentó Juan José, el papá treintañero.
    La proeza de que hubiera llegado vivo sorprendió tanto a los médicos del hospital Shriners que felicitaron al personal que lo mantuvo respirando. Pero la admiración mayor era para ese pequeño que se agarró con terquedad de la última hebra de vida y que un mes después de su ingreso pudo abrir los ojos.
    “Le ponemos música, películas, le cantamos, le hablamos, le contamos cuentos, le platicamos de su hermana, de su abuelo. Yo siento que sí me contesta, mueve la boquita, los ojos. Dicen los doctores que puede ser algo involuntario, pero siento que sabe que soy yo; hay días que siento que nos ve; a veces intenta mover la manita”, dijo esperanzada Rosa Elia antes de que Juan Carlos se cansara de escalar.
    ***
    Esta es una historia sobre los niños y niñas valientes que sobrevivieron al campo de gas tóxico y cielo de lumbre en que se convirtió la guardería, hace casi dos meses. De los bebés que no sabían hablar pero alzaron sus bracitos o la cabecita para pedir ser rescatados. De los niños que caminaron buscando la salida o se aferraron a una mano adulta y a otros compañeritos para escapar de aquel embudo. De los que fueron despertados bruscamente de la siesta que habían aprendido a dormir tranquilos. De los que tienen pesadillas en las noches o viven a base de calmantes en distintos hospitales.
    Trata de los pequeños sobrevivientes que se enfrentaron a la negligencia institucionalizada, al amiguismo y a la corrupción sistémica, de cuyas lesiones nadie se responsabiliza. Varios de ellos tendrán que vestir trajes especiales, hasta que se les regenere la piel, y no volverán a tomar un baño de sol. Por el tóxico que inhalaron, podrían volverse enfermizos.
    Catorce de esos niños siguen luchando por su vida en los hospitales. No sólo tienen dañado el cuerpo: su alma también está lastimada. En Sacramento, Héctor Manuel grita dormido que se le está quemando la cara. En Hermosillo, la bebé Dana despierta llorando angustiada. Otros cambiaron sus pesadillas de muerte por historias fantasiosas, como Kevin, que en el hospital San José decía que evadió el accidente volando sobre una estrella, o Ariadna, en Shriners, quien cuenta que vio una galleta tirada rodeada de fuego.
    ***
    El día del incendio fallecieron 26 niños, y 23 que fueron rescatados vivos fueron muriendo más tarde, tanto en México como en Estados Unidos.
    Una decena de esos pequeños valientes llegaron al Seguro Social de Guadalajara, dispuestos a dar la pelea, pero se toparon con la impericia y la ineptitud de un médico que quiso solucionar sus quemaduras amputándoles brazos y piernas. Su brutalidad fue atajada por los familiares, que se quejaron ante directivos.
    Así lo relatan las mamás dolientes, como la de Juan Israel Fernández Lara, un admirador del Hombre Araña que estaba por cumplir tres años. Dice que aunque ella pidió que a su hijo lo llevaran a Estados Unidos, el avión de pronto se dirigió a Guadalajara, a un hospital aún no inaugurado, donde todavía había albañiles trabajando, donde no permitieron que médicos estadunidenses expertos revisaran a los niños. Su hijo duró sólo tres días.
    Cuando terminó de contar la agonía, en una conferencia en la Ciudad de México, la joven madre se quebró en la angustia y dijo: “Él no tenía que morir… era mi tesoro… lo extraño tanto”. El tercer cumpleaños de su bebé lo festejó en el panteón, con la piñata del arácnido que tanto le gustaba.
    “En Guadalajara terminaron de rematarlo; el personal no estaba capacitado. Lo bañaron sin avisarnos y le dio un paro. Nosotros, con nuestro dolor infinito, y allá nos trataron como animales, nos mandaron a dormir a la calle. A Juanito nos lo dieron en una caja delgada como de huevos, forrada, muy corriente, porque el Seguro quería ahorrarse unos pesos”, se quejaba furiosa, en una marcha en Hermosillo, la tía Marta Milagros.
    Varios de los letreros que las familias cargan en las manifestaciones que se organizan en Sonora para exigir justicia lanzan la misma acusación: “IMSS nos mintió/Estrenan el área de quemados con nuestros hijos/Si me hubieran mandado a Sacramento mis papitos hoy no sufrirían tanto”.
    No todos tuvieron malas experiencias en hospitales mexicanos, donde también hubo niños que fueron dados de alta y que fueron acariciados por médicos y enfermeras que se empeñaron en salvarles la vida. Pero la queja rabiosa contra el IMSS, encargado además de subrogar la guardería, se escucha fuerte en las manifestaciones.
    En la marcha que se organizó a la quinta semana de la tragedia, una mujer que se presentó como “la mamá de Jonatan” dijo: “La clínica de Guadalajara no estaba terminada, le metieron aparatos cuando llegó el gobernador, nos infundieron el miedo de que si los llevábamos a (Shriners) Cincinnati no iban a aguantar… 48 horas soportó mi hijo. Todavía hoy corrí al cajón de su ropa, olí su pijama”.
    El dolor, la rabia, la impotencia, la necesidad de justicia, gritan los letreros que cargan mamás y papás, dominados por el dolor punzante de ver la cuna vacía. En los carteles se lee: “Te extraño mi niño hermoso/Cada día duele más tu ausencia/Sigue jugando en el cielo/Estamos orgullosos de ser tus papás”. Los acompaña una procesión de Winnie Puhs, Doras Exploradoras y superhéroes que honran a sus amigos ausentes.
    ***
    “¡Qué diferencia de trato!”, suspira desde Sacramento Adriana Guadalupe Villegas, mamá de Héctor Manuel Robles, de tres años, quien llegó a California con una capa carnosa en los ojos, quemado 45% de su cuerpo. El niño arribó vendado por completo, sólo la cara descubierta, y directo a terapia intensiva.
    “Cuando lo vi, la pura cara hinchada, supe que era él por su perfil, su barbita, su naricita y la punta de los dedos. Lo conozco todo, hasta la punta del cabello; y cómo no, si dormía entre nosotros”, dice orgullosa la madre de Héctor Manuel.
    “Los de ‘Michu y Mau’ (organización mexicana que atiende niños quemados) me dijeron que había que llevarlo a Sacramento, pero una comitiva del IMSS me indicó que lo llevarían a Guadalajara. Yo me aferré y dije que no. Le fui a tocar la puerta al gobernador, faxeé rápido todo para tramitar el permiso. Sabía que iba a estar mejor aquí, donde se especializan en niños quemados”, relata.
    En México, en el hospital al que primero llegó Héctor Manuel, a Adriana la dejaron pasar a verlo una sola vez. Cuando el niño de tres años escuchó la voz de su mamá, su corazón se aceleró tanto, emocionado, que ella pensó que podía desestabilizarlo y prefirió no hablar ante él. Pero en Sacramento, en cambio, le pidieron que estuviera siempre cerca. Duermen juntos y lo acompaña en las cirugías.
    “Cuando lo volví a ver le dije: ‘Mi niño, aquí estoy, soy tu mamita’. Hinchado, como estaba, se le corrieron unas lagrimitas. Era su única forma de expresarse”, dice.
    En la primera cirugía, a Héctor Manuel le salvaron las piernas (“casi me lo hicieron de nuevo, dedito por dedito”, comenta la mamá) y durante cinco semanas soportó en la tráquea un tubo atravesado por el que respiraba. El niño ingería alimento por una de las fosas nasales y por otra expulsaba los ácidos del estómago (“salía todo lo negro por los gases sucios que inhalaron”). La semana antepasada le cerraron la tráquea, quitaron el respirador artificial y le hicieron su tercera cirugía.
    “Aquí te dicen que la mejor curación es que uno esté con él, y yo no me despego… El trato que tenemos aquí es impresionante y se agradece, porque en Hermosillo estás acostado en el piso, te tienen en la banqueta, no te dejan verlo.”
    A Héctor Manuel aún le faltan cirugías y sanar de los recuerdos. A veces despierta angustiado y grita: “Quiero a mi mamá, me estoy quemando, se quema mi cara”.
    La entrevista con Adriana se interrumpe cuando escucha del segundo piso un grito: “¡Maaaamáaaa!”. Es su hijo que la llama y ella camina hacia el elevador para relevar a su esposo. “Anda con una andaderita queriendo caminar. Bendito sea Dios, va avanzando rápido y espero podamos estar en Hermosillo ya caminando por sí solo”, dice feliz.
    ***
    El hospital Shriners es un armatoste rosa de siete pisos ubicado en la capital de California. Tiene juegos, salones de terapia y amplios espacios con ventanales que dejan ver un jardín. Cada piso marca el grado de esfuerzo que hacen los niños por aferrarse a la vida.
    Los del tercero dan la pelea en terapia intensiva. Los del cuarto asisten a rehabilitación. En el quinto tienen maletas hechas y esperan el traje especial que usarán hasta que el organismo regenere la piel dañada.
    Cada piso alberga historias. En el quinto, por ejemplo, habita una princesa llamada Astrid Ariadna, a quien se le ve pasear con su vestido acrinolinado, varita mágica, zapatillas y corona. Juega a que aparece una gallina. Luce contenta.
    Como huella del incendio le queda una malla que cubre sus brazos y los recuerdos que a cada tanto comenta con su mamá: “La escuelita se estaba quemando, estaba cayendo el cielo; estaba dormida, me desperté y me puse a jugar; me fui por la orillita, estaba una galleta que tiró un niño; yo salí por la orillita”.
    ***
    Todos los domingos, a mediodía, los papás y mamás mexicanos salen del Shriners y caminan hasta llegar a un lugar ideal para hacer picnic. No sólo son de Sonora, también los hay del DF, Oaxaca, Guanajuato, Sinaloa, todos con hijos enfermos. Los esperan varias familias de migrantes mexicanos, con ollas llenas de pollo en mole, arroz, ensalada, tortillas, panqués embetunados y esponjosas galletas.
    “No es gran cosa, pero es algo”, se excusa la anciana Tomasa Cabrales, coahuilense, esposa de uno de los albañiles que ayudó a construir el Shriners.
    Al hospital llega también la señora Lupita López, una hermosillense que aparece en el lobby hasta cuatro veces por semana, cargada de regalos para sus “nietos” y de rosarios y palabras animosas para los papás.
    “Desde el primer día empecé a venir. Al primero que vi fue a Heraclio (papá de Alejandra), lo abracé, le dije que estábamos para echarle la mano y estuvimos llorando. Después conocí a todos los papás, todos muy fuertes; yo me quebraba más que ellos. A veces bajaban a la recepción conmigo y llorábamos acá, no frente a los niños”, dice la “abuela”.
    ***
    Olga Ochoa es una de las mamás que trabajaba en la guardería ABC y cuenta lo que ahí se vivió puertas adentro: “Me puse a despertar a los niños, los sentaba, les daba una sacudida: ‘ya vino mamá, vámonos’. Estaba saliendo humo, el techo de la otra sala estaba cayendo, el comedor ardiendo. Juntos le sacamos la vuelta a lo que ardía; me regresé para sacar más y me desmayé. Desperté después afuera”.
    En su pensamiento estaba Alejandra Guadalupe, su niña, pero en vez de correr a buscarla sacó a los niños que estaban a su cargo. “Pensé que (las otras maestras) me la iban a sacar como yo, que estaba sacando a los niños, pero no sé qué pasó que la dejaron. Por el grado de las quemaduras, alguien la sacó al final”, dice Olga en la recepción del Shriners. Ella también lisiada, con la malla sobre las manos quemadas y con unas manchas en la cara que comienzan a desvanecerse.
    Alejandra Guadalupe fue la primera niña de Hermosillo que pisó California. Heraclio, su papá, ni siquiera valoró la idea de ingresarla a un hospital mexicano, porque su hija tiene nacionalidad estadunidense.
    “Dentro de la gravedad, ella está bien, no tiene los pulmones mal; lo que tiene son las quemaduras. Hay que esperar a que salga de terapia intensiva y ver cómo evoluciona, pero ya estoy agradecida con que me la prestó Dios más tiempo”, dice la mamá serena.
    ***
    En el informe que el jueves pasado presentó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos adjudica la tragedia a los dueños de la guardería, al gobierno de Sonora, al ayuntamiento de Hermosillo y a los funcionarios del IMSS que cometieron una carambola de irregularidades. Todos están escondidos y sólo una funcionaria menor en la cárcel.
    Mes y medio después de la tragedia, un reporte del IMSS informaba que 16 niños y niñas que no habían sido hospitalizados porque el día del incendio no presentaron daños visibles ya sufrían complicaciones respiratorias. Dos tuvieron que ser llevados a la Ciudad de México.
    Hasta el 22 de julio, 16 niños continuaban hospitalizados: dos en el IMSS de Guadalajara, tres en Sonora y 11 repartidos en los hospitales Shriners. A este reporte habría que restarle dos: Alejandro Martínez, que en Sacramento fue dado de alta, y Juan Carlos, el pequeño valiente que falleció después de aferrarse casi dos meses a la vida. Pero el pozo estaba tan hondo; él tan chiquito.

  8. La verdad nos resgadoras las historias de los niños que sufrieron las quemaduras y su intento por aferrarse a la vida, aun cuando las esperanzas eran mínimas…. ESPERO QUE MAÑANA MIERCOLES 5 DE JUNIO, PUEDAN IR POR LOS MENOS 24 PADRES DE FAMILIA, DE LOS 49 ya que siempre van unos 10 o 12… y deberían ir por el bien de suyo, esto le dará más fuerza al movimiento….

    Ahí nos vemos mañana….

  9. Los acompañamos en su pena, y a caminar cuantas veces sea necesario. Nos estremecemos ante las historias de los padres, su entereza nos sorprende….. y la tristeza y el coraje nos vuelve a la realidad de nuestro pais…. no hay palabras….

  10. No cabe duda que esto nos marco a todos,que no solo fue un incendio que consumio vidas inocemcentes,consumio sueños,dejo los brazos vacios de tantos padres y madres que los mas puro,lo mas sagrado que tenian eran sus hijos.

    Tal ves unos diran esto ya paso,pero ante la auscencia que hace una madre que llevo 9 meses en su vientre a esa criatura,que para muchas de ellas era superar batallas incansables por consevir ese ser especial que les llenaria la vida y le diria “TE AMO MAMITA”,no puedo imaginar la forteza que tienen ahorita tras perder a ese pedacito de vida y todavia seguir adelante por que tienen que ser escuchadas y clamar JUSTICIA.

    Muchas veces trato de contenerme y de no llorar por que es muy dificil ponerme en el admirable lugar de todas ellas,en ese momento trato de que mi coraje no me consuma y me haga actuar por impulso,mejor elevo una oracion a mis señor el creador de el cielo la tierra y de mi sonora para que el que es mas sabio que yo, me de cordura, prudencia,y a todas esas mamitas y papitos fortaleza que se aferren a su FE y Dios que es tan grande y con muho mas poder que cualquier gobernante de el mundo haga que la justicia se haga aqui en la tierra como en el cielo.

    A veces quisiera que los dueños de la guarderia,autoridades y todo aquel que ha estado involucrado en esta GRAN MAFIA que se convirtio la necesidad de trabajar y sobrevivir escuchara una por una todas las historias y el dolor de cada madre,cada padre y cada criatura inocente que sobrevivio,para que vean y escuchen los frutos de su ambision y de lo que el poder de unos pesos que ni siquiera se van a poder llevar a la tumba y menos les va a servir para comprar la mejor pastilla para dormir o el mejor rincon de el mundo para esconderse,por que no les va ha servir de nada.

    A ellos tambien los marco el fuego y la consiencia es algo que van a tener ahi toda su vida,hata que quisa se arrepientan de su ambicion y pidan a Dios su misericordia y perdon…

    pero que tembien se vea la justicia aqui en la tierra por que somos muchos los que deceamos verla y que se ejecute a pie de la letra

    Que Dios los bendiga y que esta gran ola blanca ya no la pare nadie..

  11. esta demás decir todo lo q se me revuelve al leer las historias de los angelitos hermosos y de sus papis… siento q es difícil decidir como seguir adelante… para q sea efectivo nuestro clamor de justicia pq siento q poco logramos con las marchas (casi no se unen siento q no creamos consciencia, en fin me desespero ver la apatía de los transeúntes y protagonismos de algunos compañeros en la marcha de hoy)

    y bueno hoy no supe finalmente q pasó con la marcha de las flores en el DF 😦 a las 7 pm pasamos un contingente por el angel de la independecia (mientras llovía y hacia un aire medio fuerte y policias de transito abrian paso) después de haber estado en la PGR pero no vi personas reunidas ni en la glorieta ni del otro lado de la avenida, ya después a la 7:40pm en el imss tampoco vi q llegaran solo 3 señoras con vela y flores muy sonrientes para tomarse la foto y ya… una señora aparte de ellas si estaba con una actitud mucho mas comprometida y seria pero nada mas… yo tuve q retirarme y encargar las flores q llevaba… alguien me puede comentar q mas pasó, gracias…

    despertar.consciencia@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: