Posteado por: angeleshermosillo | 21 agosto 2009

La Memoria de Los Lapachos

Imagen 1

Por Noelia Buttice

Había una vez una historia, un pueblo y unos lapachos. La historia cuenta que el pueblo acostumbraba perder su memoria. Así como vemos caer las noches y las lluvias, los dientes de leche; naturalmente los habitantes dejaban caer su memoria en los grandes almacenes del olvido.

Los almacenes del olvido apilonaban recuerdos de variadísimos colores y tamaños, tiempos felices y amores, sueños y andares, guerras y calabozos, torturas y desencuentros.

En los grandes almacenes del olvido, había pedacitos de memoria que las personas dejaron caer en sitios verdaderamente asombrosos: las patas de las palomas mensajeras y las plazas, los bares y las urnas electorales, las iglesias y hasta en las almohadas.

Tanta memoria acumulada en los almacenes del olvido, la gente se miraba y no se reconocía. Vecinos que compartieron veredas y tereré, pandorgas y pesebres, se cruzaban por la calle y no se saludaban. Las balitas se olvidaban de los niños, las plazas, de la gente, la boca, de la palabra, y los ladridos, de los perros. Peor aún, nadie recordaba por qué no recordaba.

Ocurrió entonces, como siempre ocurre a esta altura de las historias, que mucha gente de este pueblo estaba haciendo compras y paseando en un gran almacén. Ocurrió también que se desató un incendio. En pocos minutos la fiebre devastadora del fuego y la avaricia del dueño, ardió vidas y cosas cuando ordenó cerrar las puertas para que no escaparan las mercaderías.

Fue un día tan triste, pero tan triste, que hasta el asfalto lloró. Con todo, brazos y abrazos ramificaron del tronco olvidado del pueblo. La memoria liberada del almacén del olvido, comenzó a florecer colectiva con los lapachos de agosto.

Cada árbol fue plantado en memoria de una persona. Dicen los que sienten, que las ramas de los lapachos simbolizan los brazos solidarios de las personas que desde ese día no han dejado de encontrarse. Si hacemos silencio y despacito acercamos la oreja a los árboles, quizás escucharemos que no dejan de pedir: Justicia. Justicia.

Tomado del sitio Ycuá Bolaños dedicado a la tragedía de Paraguay del 2004. Y que ya nos están contactando para brindarnos su apoyo y experiencias.

Anuncios

Responses

  1. Es increíble como podemos llegar a ser de memoria tan corta. Una tragedia de esta índole no podemos ni debemos, como sociedad, dejar que se borre en el tiempo como un trágico recuerdo solamente.
    Cada niño muerto, cada niño sobreviviente debemos tomarlos como si fueran propios. No seamos apáticos e indiferentes al dolor de nuestros semejantes . . . Hasta en las manadas, lo animales se protegen unos a otros.
    El olvido es aún peor que la muerte, porque entonces el sacrificio de todos esos pequeñitos habrá sido en vano.
    Para todos los padres involucrados en esta tragedia, mis sinceras condolencias y que pronto encuentren la paz y resignación necesarias para seguir luchando. Para los padres de niños con secuelas, seguimos en la lucha por darles una mejor atención para que los pequeños se recuperen al 100%. Se dice que Dios sólo nos manda pruebas que seremos capaces de superar.

  2. Creo que optamos por no recordar y es porque eso que se borra de nuestras babezas, pero no es posible olvidar algo que destruye a una familia. Ya ni si quiera hablen de las creencias si no por la misma constitucion de Los Estados Unidos Mexicanos, La familia es la base de la sociedad y si la destruyen que base nos queda? Amo a mi pais y por lo tanto me duele que mucha gente solo creo que esta aqui para su propio beneficio. Deben de darse cuenta que somos una comunidad. Si Dios hubiera querido que solo fuera una persona asi lo hubiera dejado pero nos hizo para ayudarnos unos a otros. En verdad hagamos conciencia ya que el dia en que nosotros necesitemos apoyo sera muy tarde para recapacitar de nuestros actos. Dios los siga bendiciendo y dando la fortaleza de seguir adelante. Con amor,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: