Posteado por: noestansolos | 19 diciembre 2009

Cuando la Navidad Duele

Cuando la Navidad Duele

* ¿Cómo enfrentar estas fechas cuando se ha
perdido a un ser muy querido?

Existen fechas significativas en nuestras vidas que bajo circunstancias ordinarias esperamos su llegada con ilusión y alegría como son los aniversarios o cumpleaños, los días del padre y de la madre o la navidad; pero cuando hemos perdido a un ser querido, esas fechas se convierten en días especialmente difíciles, tristes y hasta amenazantes… nos asusta la llegada de estos días y el cúmulo de dolor que los va a acompañar … duele la ausencia del ser amado, su recuerdo y el vacío en el alma que deja con su partida, y que en estas fechas se hace más hondo y evidente.

La navidad es una fecha llena de luces, regalos, símbolos como el árbol de  navidad, es una época cargada de expectativas sociales de alegría, unión familiar y disposición para compartir con la familia, amigos, compañeros de trabajo, etc., e intercambiar manifestaciones de afecto a través de los regalos; así como de esperar con ilusión la llegada de figuras como Santa Claus y los Reyes Magos.  Es un tiempo probablemente lindo para la gente en circunstancias ordinarias, pero cuando uno está viviendo el dolor de haber perdido a un ser querido, estas fechas resultan muy dolorosas.

Nos sentimos totalmente al margen de la “felicidad colectiva” (por lo menos de la que aparentan), la tristeza se hace más profunda, nos tornamos intolerantes con la gente y con todos los estímulos asociados a estas fechas, quisiéramos aislarnos, no saber de nada ni de nadie, dormirnos y despertar días después ya que todo esto haya pasado.

Las expectativas sociales nos sobrepasan, el interés y preocupación familiar nos asfixia,  la gente nos busca para “darnos ánimos” y recomendaciones, probablemente con buenas intenciones porque nos aman y les importamos; pero nosotros nos sentimos totalmente incapacitados para recibir sus manifestaciones de afecto, sólo sentimos que no tienen ni idea de lo que nos sucede ni capacidad para comprender el dolor que nos embarga.

Son días muy difíciles e inciertos en donde lo único cierto es que el dolor por la ausencia del otro nos acompañará a cada instante, sobre todo cuando es la primera navidad que nos toca vivir sin ese ser que tanto amamos … con el paso del tiempo las siguientes navidades serán dolorosas pero cada vez tendremos más recursos para hacer frente a ese dolor y el recuerdo amoroso de esa persona tan importante en nuestras vidas ira matizando esos momentos, irá llenando de luz nuevamente nuestro corazón.

Pero si esta navidad es la primera que vivimos sin el ser querido (padre, madre, hijo/a, hermano, pareja, primo/a, amig/a, etc) o aún cuando no sea la primera, pero esta celebración nos resulta amenazadora porque la pérdida fue muy dolorosa y no logramos superarla, a continuación encontrarán una serie de recomendaciones para poder hacer frente a estos momentos difíciles [estas sugerencias también les pueden servir a los familiares o amigos para poder comprender  las necesidades y apoyar de mejor manera a esa persona o familia importante para nosotros que atraviesa por tan difícil momento], siendo importante comentar que nada podrá modificar la dolorosa realidad que vivimos, sanar la tristeza o reemplazar al ser que amamos, pero si podemos hacer cosas que nos ayuden a sobrevivir a estos momentos, que nos permitan que sean menos dolorosos de lo que ya son.
 
1. Abra un espacio de tiempo para preguntarse:
• ¿qué necesito en estos momentos (en esta época del año)?,
• ¿qué no necesito que suceda en este momento?
• ¿qué cosas no me ayudarían o me harían sentir incómoda/o, más triste o enojada/o en esta navidad (tener que estar en medio de una gran reunión familiar con toda la gente al pendiente de mi, quedarme solo/a, irme de viaje, etc.)?
• ¿qué cosas me harían sentir más tranquilo/a y seguro/a?
• ¿con quién me gustaría estar esos días?
• ¿en dónde me gustaría estar (en qué casa o lugar)?
• ¿cuanto tiempo me gustaría estar con la familia y amigos?
• ¿en qué parte de la celebración familiar preferiría ya no estar?
• ¿con quién y dónde estaría el resto del tiempo?
• ¿qué quiero hacer al siguiente día?

2. Recuerde que usted puede adecuar la celebración navideña a sus necesidades personales o familiares, decidir compartir solamente una parte de estas actividades con los demás o decidir hacer algo más modesto o menos amenazante con  su familia, y esto incluye el hecho de decidir adornar o no la casa, preparar cena o comida navideña o participar de ésta, dar regalos, etc.

No se ponga expectativas muy altas respecto a lo que debe hacer en estos días, recuerde que tiene poca energía, animo y deseos, y que lo más importante es hacer algo que a uno lo haga sentir congruente con la realidad que vive.

3. No piense en cuáles son las expectativas de la familia extensa o amigos, piense en cuales son sus necesidades y las de su familia nuclear, y a partir de esto evalúe cuales de las actividades externas se adecuan a sus necesidades internas.

4. Como cada miembro de la familia tiene necesidades y expectativas diferentes en esta época, es importante hacer una reunión con la familia nuclear para compartir las necesidades de todos los miembros, sus temores y angustias respecto a la navidad, y así tomar la mejor decisión sobre lo que quieren hacer y lo que no quieren  hacer en estas fiestas.

Es importante poner especial atención a las personas más afligidas o afectadas por la pérdida; y tomar en cuenta que probablemente lo mejor para uno no será mejor para otros, por lo que tal vez tengamos que ceder un poco, siempre y cuando este hecho no genere más dolor.  Mediante la negociación y la comprensión mutua seguramente se llegará a un buen acuerdo para todos los miembros de la familia.

5. Una vez que hayan acordado que es lo mejor para la familia nuclear (al margen de las necesidades y expectativas externas), decidan quién se lo va a comunicar a cada una de las familias y amigos, para lograr la mayor comprensión posible y evitar presiones innecesarias.

6. No hay forma correcta y única de celebrar estos días, lo importante es hacer lo mejor para uno y para la familia, de hecho, hasta se puede decidir pasar una parte del día juntos (por ejemplo la comida) y otra separados (por la noche los hijos pueden irse a dormir con los primos para recibir ahí la navidad y los padres quedarse en casa cenando de forma modesta), lo importante es que todos estén de acuerdo, que nadie se sacrifique, quede aislado o su necesidad sea poco reconocida.

7. La distancia no siempre ayuda, irse lejos de los lugares y recuerdos que nos producen dolor no siempre alivia el sufrimiento, y si en ocasiones lo exacerba,  ya que a la distancia y lejos de las personas que  nos quieren puede ser que a dicho dolor que nos quema por dentro se sume un sentimiento de gran soledad y desamparo.  Si va a decidir alejarse, hágalo porque ello lo fortalece no por huir, es más fácil hacer frente al dolor en compañía.

8. Sea comprensivo con usted mismo y acepte que estas fiestas serán tristes y dolorosas, no sabemos cómo serán las siguientes navidades pero ésta lo es y aceptarlo hará que todo resulte más fácil.

9. Aunque no tenga ganas de estar con la gente, no se aísle demasiado, es importante permitirse recibir las manifestaciones de cariño de los que nos rodean, esto no sana nuestro dolor pero lo hace más llevadero.

10. Escoja a personas comprensivas, que sepan escuchar sin juzgar ni presionar (amigo/as, compañero/as de trabajo, familiares cercanos o lejano/as, vecino/as etc.) para hablar con ellas y expresarles sus sentimientos, así como temores e inquietudes respecto a estas fechas que se avecinan.

11. En esta época los sentimientos dolorosos y la tristeza se intensifican, por lo que dese la oportunidad de llorar tanto como lo necesite, no se exija ser “fuerte” o “valiente”, ya que es más fuerte el que se atreve a reconocerse vulnerable. 

12. No se exija demasiado, difícilmente puede con su dolor como para intentar fortalecer o apoyar a alguien más. Pídale a las personas que lo rodean y quieren que le ayuden con el cuidado y apoyo a sus hijos o padres.    

13.  Aprenda a pedir ayuda y permítase recibirla.

14. La gente que lo rodea probablemente no querrá mencionar el nombre del ser querido que falleció por no hacer mas triste el día de lo que ya es, pero si usted lo necesita menciónelo, hable de él o ella tanto como desee.

15. Si le trae paz y está preparado, también puede hacerle un regalo al ser que falleció (preparar la comida o postre que tanto le gustaba – el cual puede compartir en la cena de navidad con los demás – una carta, un pequeño juguete, un dibujo) y dejarlo junto a su fotografía, llevarlo a su tumba o nicho o mandárselo con un globo al cielo en forma simbólica. Estas estrategias pueden ayudar mucho a los  niño/as de la casa que estén en duelo también.

16. También puede poner en el árbol la foto del ser querido si esto hace sentir mejor a todos, o ponerse ese día algo de él o ella como forma de sentirlo cerca.

17.  Cuídese, coma bien, recuerde que tiene poca energía y bajas las defensas, cúbrase del frío para evitar los resfriados que lo puedan poner en cama y hacerlo sentir peor de lo que ya se siente; sea cuidadoso al caminar, cruzar las calles y manejar porque la tristeza puede hacer que esté poco atento y distraído. Duerma bien y hágalo tanto como necesite, tendrá poca energía, no se exija estar muy activo.

18.  Trate de hacer en estos días actividades que le traigan paz (caminar en el parque, oír música, ver a gente que nos quiere), reconociendo que la felicidad está lejana pero la serenidad nos ayudará a estar más tranquilos y escuchar nuestras necesidades… la paz es como encontrar un oasis en medio de la tristeza y el dolor.

19. Finalmente, si siente que el dolor se agudiza, aparecen pensamientos de muerte y la vida pierde sentido, llame a un especialista o platíquelo con alguien cercano que lo pueda ayudar a buscar la ayuda que necesita.  

Sólo resta comentar que poco a poco, día a día el dolor se irá transformando, pero el recuerdo de ese ser amado siempre ocupará un lugar insustituible en nuestra alma y llenará nuestro corazón.

Nota final. Si tienen algún amigo o familiar que está viviendo una pérdida, estas fechas nos brindan la oportunidad de hacer un alto en nuestras vidas para salir de nuestro egoísmo y brindarles escucha, apoyo, compañía y afecto a esa persona que lo necesita.   

En caso de requerir apoyo favor de comunicarse con:

Guadalupe Álvarez de Majul
Tel. en Hermosillo  6621 56 64 56
Tel. Ciudad de México  (55) 55 23 74 44

* Agradecemos infinitamente a la Asociación Tech Palewi el haber enviado este texto.

Asociación Tech Palewi.a.c.
www.techpalewi.org.mx

Anuncios

Responses

  1. soy abuelita de camila y emilia fuentes, emilia sobrevivio al incendio pero perdimos a camila, desde ke entro el mes de diciembre senti como si me hubiera clabado un puñal en el corazon y cada dia ke pasa siento ke los recuerdos me lo empujan mas hacia dentro, gracias por el texo , las recomendaciones ke nos dan seran de gran ayuda para todos los ke compartimos este mismo dolor, atodos nuestros hermanos en el mismo sufrimiento los ke ya no tendremos ese bello angelito en nuestra cena, en nuestra mesa. de nuevo muchas gracias.

  2. Con todo mi amor, les reitero mi mas sentido y profundo pesame a las cuarenta y nueve familias y un abrazo lleno de comprension y cariño. Seguimos aqi…

  3. Todo nuestro respeto, cariño y afecto a las 49 familias que estarán pasando estas fechas de una manera diferente, Dios los bendiga y los consuele. Tienen mucha fortaleza, por eso saldrán adelante y son ejemplos de vida para todos.

  4. Pues sí, en efecto esta Navidad será triste, pero como dice el texto no sabemos cómo serán las futuras Navidades, debemos afrontar ésta con tristeza o dolor o recuerdos, pero siempre tomando en cuenta que tenemos un mañana qué se promete más amigable.

    Yo les mando mucho ánimo a las mamás de los angelitos… se que llorarán..que sufrirán, pero siempre hay una luz en lo más profundo de las tinieblas.

    ánimo…lloren, que no les de pena, sufran y cuando todo el dolor del día haya salido por sus ojos…entonces sí… disfruten, convivan, estén con sus hijos que siguen con nosotros..porque a los angelitos no les va a gustar nada una Navidad sin risas..sin familia… sin regalos!!!!…

    Ánimo! no se dejen caer! siempre hay una razón para dar gracias al señor en estas epocas… por los angelitos, por la salud, por la familia, por los recuerdos!..sobretodo por los recuerdos…. porque esos siempre no sacompañan.

    de todo corazón les deseo que esta Navidad les de fuerzas para afrontar el nuevo año que inicia!

    Cosas buenas nos esperan el próximo año ya lo verán!!!!

  5. UN FUERTE ABRAZO A TODOS, DIOS Y SU ANGELITO ESTARÁN CON USTEDES Y LES DARÁN FORTALEZA. NO ME QUEDA DUDA Q VIENEN AÑOS LLENOS DE BENDICIONES, DONDE SERÁN FELICES NUEVAMENTE, TENIENDO A SU ANGELITO AL PENDIENTE DE ELLO. NO PIERDAN LA FE Y ESPERANZA DE QUE ASI SERÁ.
    ESTAMOS CON USTEDES DE TODO CORAZÓN!!!

  6. Un abrazo muy fuerte para tod@s .

    Marìa Sànchez

    NI PERDON-NI OLVIDO

  7. un beso para todos, yo he perdido hace 5 meses a mi mama, que ademas cumplia años el 25, COMO LA HECHO DE MENOS

  8. osmary


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: